Blogia
La tortuga de Zenón

Marx y la historia/ Economistas rojos

En este texto (también sacado del manual de Santillana) podeís encontrar información que os permita contestar a la segunda parte de la cuarta pregunta; aquella que se refiere a la vigencia o actualidad del texto comentado. También os puede ayudar a perfilar una opinión crítica sobre el marxismo.

Marx y la historia

---

Las predicciones históricas que hiciera Karl Marx resultaron en casi todo erróneas. La revolución. proletaria prevista no se produjo en el mundo industrializado por crisis del sistema capitalista-sino en la Rusia agraria preindustrial. No sobrevino en ninguna parte una gestión social de la producción, ni pudo verse aquel debilitamiento del Estado hasta su desaparición por innecesario, sino su reforza miento totalitario.
Marx declaró decididamente no ser marxista. Nada más ajeno al pensamiento de Marx que establecer un sistema filosófico, siempre susceptible de convertirse en ideología. Pero eso es lo que sucedió. El esclarecimiento de la sociedad y de la historia llevado a cabo por Marx se convirtió en ,da ideología marxista» que sustentaba una falsificada sociedad comunista.
El mundo entero con posterioridad a la revolución soviética de 1917 se dividió en dos bloques: el comunista de ideología marxista leninista, y el mundo «occidental» capitalista antimarxista. La mayor paradoja de las que acompañan a la obra de Marx es que, su descubrimiento de la función falsificadora de la realidad de toda ideología, diera lugar históricamente a las dos ideologías más poderosamente falsificadoras de la realidad político-social que han sido el marxismo y el antimarxismo, mientras las leyes del comercio y el poder económico determinaban nuevos repartos del dominio y de la riqueza mundial
Tras la caída del muro de. Berlín en el año 1989 y el apresurado tránsito del mundo comunista al sistema capitalista, si se considera la secuencia de los hechos aparentes, bien puede decirse: Marx ha muerto.

Sin embargo, políticamente, así como la fracasada Revolución Francesa consolidó unos derechos y libertades que condujeron al «Estado de derecho», la fracasada revolución «marxista» supuso la conquista histórica de los "derechos sociales»: regulación de la jornada laboral, seguro de enfermedad, jubilación, derecho a la enseñanza, etc., que redefinieron formalmente la institución estatal en las constituciones nacionales como «Estado social y democrático de derecho».
Si de acuerdo con el método de Marx se realiza un análisis de la vida social y económica, se advertirá que la pasión vital e intelectual de Marx por desenmascarar toda ideología le hizo acentuar hasta tal punto la base material económica de aquella sociedad, que no pudo prever una acomodación del sistema de producción capitalista en que las propias reformas conquistadas por la clase obrera restaurarían lentamente un nuevo equilibrio social en el que los trabajadores, asimilados al sistema como consumidores de bienes y servicios, diesen lugar a clases medias nada revolucionarias.
Ni pudo prever desde el análisis de la economía que la sobreproducción, elemento intrínseco de autodestrucción del sistema capitalista competitivo, hallaría su solución en la más moderna de las industrias: la industria publicitaria, creadora de infinitas nuevas necesidades humanas de.,consumo. En los periodos inevitables de recesión económica el sistema productivo, que no puede decrecer, encuentra el recurso de la industria armamentística para un comercio, legal o ilegal, siempre fácil.
Según observan los filósofos de la escuela de Francfort, las fuerzas productivas han dejado de ser motor del cambio social, porque el enorme desarrollo científico tecnológico que han incorporado no pone en crisis el sistema de relaciones sociales del sistema capitalista, sino que se ha convertido en su nueva legitimación dentro del moderno Estado social y democrático irreversible: los ciudadanos están dispuestos a"'sacrificar su libertad y el ideal de su emancipación en aras del confort y la seguridad que la técnica promete.
Si, finalmente, se considera la sociedad no como se percibe y se concibe, sino como se vive, ha de preguntarse si han desaparecido las alienaciones del hombre en lo político, lo social y lo económico. El crecimiento incesante de la producción y de la productividad de la unidad de trabajo humano a través de la tecnología, siempre renovada, se traduce en crecimiento exponencial del capital financiero a través de las nuevas plusvalías crecientes, no así en disminución de la jornada de trabajo, sino en precariedad del empleo y en paro.
Si cabe un punto de vista irónico y marxista en el análisis de la moderna sociedad neocapitalista habrá que anotar que nunca la vida humana se produjo con mayor alienación respecto a la naturaleza, ni tan determinada por la base material económica, nunca las relaciones humanas estuvieron tan mercantilizadas. Y si el Estado se debilita, no es porque sus funciones hayan pasado a ser gestionadas por la sociedad en las democracias, sino porque el gran capital transnacional lo sobrepasa en todos los ámbitos. «Sólo por los que carecen de esperanza nos es dada la esperanza», afirmó Walter Benjamin.

...

Se acaba de constituir unas asociación de estudiantes de economía de filiación marxista. En el acta fundacional de la misma se enuncian algunos de los méritos que, desde su punto de vista, cabe atribuir a Marx. También se plantea la vigencia del análisis marxista del modo de producción capitalista y se apuntan algunas alternativas. Pincha aquí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

hola, querido profesor, le escribo, para pedirle que nos facilite la comparacion entre marx y otro autor para el proximo examen, asi, nos podriamos dedicar mas a otras preguntas, y ademas eso tambien nos sirve para preparar el examen de selectividad. muxas gracias
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres